Forjados

Los forjados se resuelven mediante la combinación de diferentes tipos de vigas y placas alveolares.
Las vigas tipo T invertida y vigas con alas tienen como finalidad evitar el cajeado en las placas en su encuentro con los pilares. Esto se consigue al apoyar la placa sobre el ala de las vigas. En el caso de vigas tipo R, la placa apoya en la cara superior de viga y si esta tiene el mismo ancho que el pilar, se hace necesario dicho recorte.
El apoyo de la placa sobre las vigas se hace mediante banda de neopreno de 50 o 80 mm de ancho, y el apoyo de las vigas sobre las ménsulas o testas de los pilares, se hace mediante neoprenos que se calculan en función de las reacciones obtenidas en los apoyos.
A las vigas exteriores se les puede dotar de una baldera lateral que suele ser muy útil como encofrado de la capa de compresión del forjado.
Las placas alveolares, por su resistencia, permiten salvar mayores luces que los forjados tradicionales permitiendo así la reducción del número de pilares.

Forjados

forjados para hormigón

Vigas T

vigas T

Vigas R

Vigas L

vigas tipo L

Vigas con alas

vigas con alas

Vigas I

Placas alveolares

Aplifor

¿Qué es Aplifor?

APLIFOR es una solución con PRELOSAS prefabricadas pretensadas para la ejecución de FORJADOS PLANOS.
El nuevo forjado APLIFOR nace para sustituir y complementar las soluciones que actualmente se usan en la construcción de edificios en altura y las de aquellos otros donde se requiera la formación de techos planos; principalmente su uso se destina a edificación de viviendas y oficinas.

¿En qué consiste el forjado plano Aplifor?

El FORJADO PLANO APLIFOR es un forjado compuesto por los siguientes elementos:

1. Prelosa APLIFOR: Es una prelosa pretensada de ancho estándar 120 cm con 4 nervios prefabricados que permiten la formación de forjados unidireccionales con nervios de forjado repartidos cada 60 cm.

2. Bloques de entrevigado: Bloques de porexpan que se suministran a obra.

3. Acero: Armadura de enlace, negativos y mallazo de reparto.

4. Hormigón in situ: Hormigón vertido en obra, una vez dispuesta la armadura, sobre la prelosa y bloques de entrevigado. Este hormigón junto con el de la pieza prefabricada constituye los nervios resistentes del forjado y la capa de compresión.

Ventajas

  • Autoportante: Se evita la colocación de sopandas y la necesidad de encofrar totalmente la superficie de forjado.
  • Techo plano: Permite apoyos indirectos para la formación de forjados planos, sin descuelgue de vigas.
  • Mayor seguridad en obra: Colocada la prelosa APLIFOR, se obtiene una superficie de trabajo sobre la que posteriormente se realizará el montaje de la estructura.
  • Ligero: Su reducido peso, 258 kg/ml para la pieza estándar de 1,20 m, favorece su elevación en obra con grúa torre.
  • Rapidez: Rapidez de montaje con el consiguiente ahorro de costes de manos de obra y gastos indirectos de obra.
  • Limpieza: Se evitan acopios y residuos en obra.
  • Mayor aislamiento: Se mejoran notablemente las prestaciones de aislamiento térmico y acústico del forjado.
  • Mejor resistencia al fuego: Frente a los forjados de vigueta y bovedilla tradicionales.